¿Faja Abdominal en el Postparto?

Te contamos por qué NO

Actualmente la faja abdominal durante el postparto es desaconsejada por los profesionales de la salud como fisioterapeutas, expertos uroginecología y obstétrica, traumatólogos, matronas, osteópatas…

 

La creencia de que su uso reduce el abdomen y evita que el mismo quede abultado y "caído" luego de dar a luz, ha hecho que esto sea una práctica normalizada y que se encuentra muy lejos de la realidad. Hay muchos estudios que lo corroboran!!

 

El primer lugar se lo lleva la inmovilización muscular, que provocará una disminución de la circulación, favoreciendo a crear un bajo tono y fuerza muscular. Recordemos que la función principal de los músculos abdominales, es la de sostén del contenido abdominal, y si hay algo que hace su función (en este caso una faja) los músculos no tendrán la necesidad de generar un sostén, creando flacidez y bajo tono.

La disminución de la circulación y compresión, no beneficiará tampoco al retorno venoso, habiendo más probabilidades de edema.

Por otro lado, cuanto más fuerte sea la presión generada por la faja, habrá una mayor hiperpresión del CORE, provocando una fuga de presión hacia el suelo pélvico, aumentando la probabilidad de disfunciones del mismo, como por ejemplo la incontinencia urinaria de esfuerzo.

 

También se genera inmovilidad en la fascia, provocando restricciones a nivel tisular y articular.

 

En cuanto a la piel, la faja facilita la separación de las diferentes capas de la piel, provocando una piel con aspecto de papel arrugado, que al pinzarla entre los dedos, podemos sentir como el tejido adiposo (la capa más profunda) ha quedado separada de la más superficial.

 

Ahora bien, hay casos en los que la utilización de la faja es recomendable:

 

  • Hernias umbilicales
  • Diástasis graves
  • Tos
  • Otra fisiopatología

Pero dado algunos de estos casos, su uso debe estar supervisado y prescrito por ese profesional sanitario especializado.

 

Otro tema es el cinturón pélvico, éste NO se coloca sobre el abdomen, sino sobre la articulación femoral,  por debajo de la espina ilíaca antero superior. 

 

Su función es diferente:

Dar estabilidad, y ayudar a cerrar la sínfisis del pubis, pero NO inmoviliza.

 

También tiene otros usos:

  • Embarazo.
  • En casos de riesgo de disfunciones del suelo pélvico, por ejemplo tras una histerectomía.
  • Prolapso o incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Deportistas.

Entonces: ¿Qué hacemos para recuperar nuestro abdomen?

  1. No realizar abdominales convencionales, ni ejercicios de fuerza o impacto (correr, zumba, crossfit...)
  2. Cuida tu higiene postural
  3. Los hipopresivos son una excelente opción para comenzar a ejercitarte.
  4. Combínalos con alguna gimnasia/clase postural.
  5. Los profesionales certificados con BmomGym, sabrán asesorearte, de acuerdo a tus necesidades!

 

Recuerda: ante la duda, consulta con un profesional!!!

 

 

Karina Nizza

Directora Bmom